El pastor William David Perez Sanchez nos refuerza el pensamiento de nuestra identidad en Cristo indicando que somos herederos de las bendiciones divinas.